HISTORIA DE LA CERVEZA

 

La elaboración de cerveza se remonta 9.000 años A.C.Breve historia de la cerveza (Para un mayor disfrute de esta lectura, se recomienda acompañarla con la degustación de una cerveza Enigma)  

Cuando disfrutamos de una cerveza no solemos percatarnos de que es una de las bebidas más antiguas del mundo y de cuál ha sido su papel a lo largo de la Historia. Prepárate para descubrirlo en la siguiente lectura.  

No se conoce a ciencia cierta cuándo surgió esta bebida, pero los restos de cerveza más antiguos encontrados por los arqueólogos están datados alrededor del año 9.000 A.C, 3.000 años antes de los primeros restos que evidencian la fabricación de pan. Estos dos alimentos fueron los responsables de que el ser humano se convirtiera en sedentario al cultivar cebada y trigo para su fabricación y creara las primeras civilizaciones.

Además, el cultivo de estos cereales propició la aparición de numerosos inventos como la rueda y el arado, además de la escritura y las matemáticas, necesarias para el control de la produccion de los cultivos.   Las primeras evidencias escritas sobre la elaboración de cerveza fueron encontradas en Mesopotamia, donde varios registros sumerios la mencionan, entre ellos el Código de Hammurabi, que decretaba castigo de muerte a quien vendiera cerveza diluida. También cabe destacar la receta de cerveza más antigua conocida, que se recoge en el Papiro de Zosimo.   pintura egipcia con elaboracion cerveza

En el antiguo Egipto era muy apreciada por los faraones y sus élites, pero también era consumida de manera abundante por los constructores de pirámides, a estos últimos les proporcionaba la energía, minerales y vitaminas que les permitían realizar los ingentes esfuerzos físicos requeridos para la construcción de tales monumentos funerarios. En esta época, la cerveza era elaborada por los sacerdotes y mujeres del imperio egipcio y era considerada  un regalo de Osiris.   El conocimiento de la elaboración de cerveza pasó de los egipcios a los griegos y luego de éstos a los romanos, británicos, anglos y sajones. Los romanos consideraron la cerveza una bebida de categoría inferior al vino, por lo que no tuvieron mucho interés en producirla, potenciando más el cultivo de la vid para la fabricación del vino. Justamente lo contrario sucedió en el norte de Europa, donde fue extendiéndose su consumo y tomando la forma de lo entendido actualmente como cerveza. Gracias a estos pueblos considerados ¨bárbaros¨ por los romanos, se mantuvo con vida la tradición cervecera durante la época de esplendor del Imperio Romano.

  En España, país con gran tradición vinícola, la cerveza en esta época no llegó a las cotas de los pueblos nórdicos, aunque hay datos arqueológicos que avalan su consumo en las tribus locales, sobre todo en el norte de España, existiendo en la actualidad dos excavaciones arqueológicas en territorio español que se están disputando el honor de contener los restos de la cerveza más antigua encontrada en  Europa.   Con el advenimiento del Cristianismo, la elaboración de cerveza creció enormemente en Europa, donde los monasterios fueron las primeras cervecerías comerciales. Muchos de ellos continúan hoy en día elaborando cervezas.  

En la Edad Media, la manera en que los pueblos de Europa prevenían el cólera que se transmitía al tomar aguas contaminadas, era precisamente mediante la ingestión de la cerveza, incluso por parte de bebés y niños pequeños, ya que, debido al proceso de hervido por el que pasa esta bebida durante su proceso de producción, se elimina todo tipo de bacterias, incluidas las que provocaban el cólera y otras enfermedades infecciosas.   Más tarde comenzaron a surgir cervecerías no monásticas en Alemania, donde se llevó la elaboración de esta bebida a un nivel superior de calidad. De esta época es la conocida Ley de la Pureza de la Cerveza de 1516, decretada en Baviera por el duque Guillermo IV, en la que se establecía que su composición sería exclusivamente malta de cebada, lúpulo y agua. Esta Ley es considerada como la regulación alimentaria más antigua del mundo.   Mientras tanto, en España, el emperador Carlos I trajo a sus maestros cerveceros de Flandes para que elaborasen cerveza y proveer a la Corte de ésta. Este hecho es considerado por muchos como la introducción ¨oficial¨ de la cerveza en España.   En el siglo XVIII, las máquinas de vapor y la Revolución Industrial, estaban transformando el mundo y la cerveza no fue una excepción. La introducción del termómetro, del densímetro y la refrigeración generaron grandes avances en su producción, que terminaron por definir la forma de hacer cerveza industrialmente y de darle un aspecto similar al que posee en la actualidad, además de permitir su elaboración en cualquier época del año, abaratando el producto y popularizándolo todavía más.

  Pasteur y la fermentacion cerveza

La culminación de la fabricación de cerveza llegó, gracias a los descubrimientos por parte de Pasteur, de los mecanismos del desarrollo microbiano y de la fermentación, que permitieron un mayor control sobre el proceso de fermentación y conservación de la cerveza.   En el siglo XIX comienza lo que se puede considerar producción industrial de cerveza en España. A partir de entonces, esta bebida ha sufrido un aumento espectacular en popularidad y volumen de ventas, siendo una de las que más se consume en España.   La primera mitad del siglo XX fue un periodo difícil para la industria de la cerveza y para el consumidor en general. Las dos guerras mundiales y periodos de prohibición de consumo de alcohol en diversos países llevaron a la quiebra a muchas cervecerías y las que sobrevivieron, se vieron obligadas a reducir drásticamente la calidad de sus productos. A partir de 1950, la industria cervecera entró en un periodo de intensa competencia, reduciendo todavía más el número de cervecerías y deteriorando aún más la calidad de la cerveza, hasta el punto de que la oferta, aunque amplia en marcas, se limitaba a tan sólo un tipo de cerveza.

  Actualmente, el mundo está presenciando una revolución en la historia de esta bebida, que viene de la mano del Renacimiento de la Cerveza Artesanal, que comenzó en la década de 1970 en Estados Unidos y se ha ido extendiendo con el tiempo por el resto del mundo. Por todos los países están surgiendo cada vez más cervecerías independientes que siguen métodos tradicionales de elaboración, usando materias primas naturales y que se preocupan ante todo por la calidad de su producto. En España, aunque tarde, por fin ha llegado esta revolución y Cervezas Enigma quiere aportar su granito de arena, poniendo en el mercado cervezas de alta calidad, con personalidad propia y de elaboración artesanal, producidas a partir de los mejores ingredientes naturales y mediante un sistema de elaboración exclusivo, que preserva las cualidades de las materias primas, que pasan íntegras a la cerveza, por lo que nuestras cervezas son una fuente natural de vitaminas minerales y antioxidantes. La alta calidad de las materias primas que usamos y el mimo y cuidado que ponemos durante todo su proceso de elaboración, hace que nuestras cervezas se distingan por sus agradables sabores y delicados aromas, por lo que con ellas podrás disfrutar de la cerveza como nunca antes habías hecho.   ¡Salud!